Entrevista a Manuel Alvarado, psicológo

En una sociedad conformista, insensible y cobarde las mujeres demuestran su gran capacidad de supervivencia. Manuel Alvarado resume de este modo la dura situación del género femenino en pleno siglo XXI. Trabaja como Psicólogo Especialista en Psicología Clínica desde hace más de 25 años y colabora en el Programa de Apoyo Psicológico para Mujeres y Víctimas de Malos Tratos de Castilla y León. Cumple treinta años de feliz matrimonio y confiesa que siempre ha preferido las naranjas que ruedan solas en las relaciones sanas de pareja. Su dilatada experiencia personal y profesional le ha permitido observar a través de los ojos de muchas mujeres, la violencia y la desigualdad a la que están sometidas.



El amor romántico, “nuestra media naranja”, el amor verdadero… ¿Qué es de verdad un amor sano entre un hombre y una mujer?

Siempre he preferido las naranjas que ruedan solas. Una relación sana de pareja, además de ser igualitaria, debe mostrar por ambas partes admiración, tolerancia, compañerismo, humor y trascendencia. Sobre todo, tiene que basarse en el respeto. Muchos jóvenes aseguran que el respeto es lo que más echan en falta en sus relaciones. En muchas ocasiones, parece que la sociedad se ha acostumbrado a no ser respetuosa. Por ejemplo, en los programas de televisión encontramos faltas de respeto continuamente y no pasa nada. Estamos perdiendo su valor y significado.


“Siempre he preferido las naranjas que

ruedan solas en las relaciones de pareja"


¿Te has encontrado alguna experiencia como psicólogo de mujeres jóvenes afectadas por violencia machista? ¿Es difícil dar el paso de acudir a un profesional?

Muchas. Casi todas tenían en común que el maltratador conseguía aislar a las jóvenes de su familia o amistades mediante un auténtico lavado de cerebro. La violencia siempre aparece para mantener esta relación de desigualdad y exclusión que logra el atrapamiento de la víctima. Además, es muy difícil dar el paso de acudir a un profesional para solucionar esta situación. El proceso lo facilitan los familiares y amigos, que suelen animan a la víctima a pedir ayuda a un psicólogo para reconstruir su autoestima y no directamente para tratar los problemas con su pareja.

Lógicamente, si te han estado humillando y menospreciando la autoestima se resiente mucho. Cuando la joven maltratada no es capaz de reconocer que tiene una relación tóxica y sufre violencia, su entorno debe sugerirle buscar ayuda para sentirse más valiosa. Es una estrategia para no meternos directamente en la relación con la pareja y encontrarnos con la negativa de la joven. De esta forma, todo lo demás va mejorando. Sin embargo, sigue siendo complicado. A veces nos hemos sobreadaptado a este tipo de situaciones.


¿Los jóvenes consideran la violencia machista un tabú, o es un tema que se pueda hablar libremente con amigos, pareja o compañeros?


Una cosa es el conocimiento y otra la actuación. Los jóvenes hablan de violencia machista, pero que sean consecuentes es mucho más difícil. ¿Por qué? No sé, supongo que enfrentarse es arriesgado, la visión tradicional de la familia está muy arraigada en nuestra sociedad.



“El maltratador conseguía aislar a las jóvenes de su familia

o amistades mediante un auténtico lavado de cerebro"

Psicológicamente, la violencia machista puede suponer un grave problema para la víctima, ¿hasta qué punto podría afectar a una persona? ¿Y a los familiares y menores de su entorno?

Sin duda es muy peligrosa y produce daños significativos física, sexual y psicológicamente. Es imposible no darse cuenta hoy en día de las repercusiones de la violencia machista aunque la sociedad trate de invisibilizarlo. En este sentido, es fundamental el respaldo de los familiares y amigos. Todo el entorno puede verse afectado. En el caso de la violencia psicológica, es aún más importante comprender la situación. Desafortunadamente, este tipo de violencia no recibe toda la importancia necesaria. El daño psicológico no se palpa ni se toca y por eso es difícil encontrar respaldo. Las personas de tu alrededor pueden ver la marca de un tortazo pero no pueden ver tu estado anímico. Debemos ser conscientes de que la violencia, en todas sus facciones, tiene la capacidad de destrozarle la vida a la víctima y hacer polvo su día a día cotidiano.


¿Qué debe cambiar en la mentalidad de los hombres y de las mujeres para erradicar la violencia machista?

Debe cambiar todo en su conjunto. La educación es muy importante, pero también la condena absoluta de la violencia machista en todas sus manifestaciones. Creo que es el momento de poner en marcha una legislación eficaz que castigue todos los actos que contribuyen a fomentar la desigualdad entre hombres y mujeres. La situación seguro que cambiaría; y mucho. Deberíamos reprimir cualquier enaltecimiento machista como se reprimen los enaltecimientos terroristas. Sin embargo, todos podemos ver como en los medios de comunicación o en nuestra vida cotidiana encontramos comentarios y actuaciones machistas en ocasiones muy graves. Y se permite. Hay muchas personas que aún no saben que el ideal feminista es la igualdad y que es un valor que nos conviene a todos. El hombre o la mujer que no se declare feminista es torpe.



“Es fundamental el respaldo de los familiares y amigos"

En las parejas jóvenes a veces no es fácil detectar situaciones de violencia machista, ¿cómo podemos identificarlas?

Un indicador muy importante es el aislamiento. La víctima comienza a ser más vulnerable y pierde comunicación con su entorno, seguridad y autoestima. Además, no percibe este aislamiento y lo confunde con una relación amorosa. Si observamos que una joven, cuando comienza a salir con un chico, ha dejado de tratarse con el resto de sus amigos, debemos sospechar.


¿En qué consiste la violencia psicológica y qué gravedad tiene?

La violencia psicológica es humillación, culpabilización, abuso emocional, abuso económico e intimidación. Tiene un efecto muy significativo sobre la salud física, mental y social de la víctima. Cuando somos víctimas de violencia física es más fácil encontrar respaldo porque existen signos que evidencian el maltrato. Sin embargo, para la víctima de violencia psicológica es mucho más difícil encontrar apoyo. En definitiva, es muy fácil de minimizar. En la sociedad actual determinadas violencias se ignoran, como el acoso laboral, el acoso escolar o la violencia contra las abuelas. En particular la violencia contra el género femenino se invisibiliza. Es la mujer quien tiene que estar a la altura para que el marido la trate bien. Son cosas tan terribles que asusta decirlas.


¿Cómo podemos ayudar a una persona cercana que está sufriendo violencia machista por parte de su pareja?

Se puede hablar mucho sobre la ayuda que podemos prestar y creo que existe mucha desinformación sobre el tema. Es básico respaldar y acompañar a la víctima sin desesperarse por los posibles cambios de rumbo que pudiera tomar. El miedo produce muchas indecisiones y la víctima soporta un fuerte atrapamiento. Hay dos momentos diferenciados y fundamentales en la actitud de la víctima: cuando revela la situación y cuando decide ponerse a salvo. En el primer caso, pienso que es muy importante favorecer la atención a la autoestima y la socialización. En el segundo debemos además, valorar la posibilidad de peligro y actuar en consecuencia.



Una entrevista de...

Paloma Aguado.


Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon

© Juventudes Socialistas de Castilla y León

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon
  • mail-297031
  • www.