Entrevista a María Teresa Fernández de la Vega


¿Qué es la Fundación Mujeres por África que dirige? ¿Cree que es necesario que haya más instituciones de este tipo?


Mujeres por África es una fundación privada sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es contribuir al desarrollo del continente africano a través de sus mujeres, que son la espina dorsal y el gran motor de África. Para ello desarrollamos programas que las apoyen en todos los ámbitos: la educación, la salud, el desarrollo económico, el empleo, la cultura y por supuesto el empoderamiento.


Por supuesto que tendría que haber más organizaciones dedicadas a África y a las mujeres. África es el continente del futuro. Si a África le va bien nos irá bien a todos. Y, como ya he dicho, trabajar con las mujeres es la mejor vía posible, porque invertir en ellas reporta beneficios no sólo para ellas sino para la sociedad en su conjunto.




Algunas personas siguen pensando que, para que una mujer llegue a un alto cargo en una empresa, partido o institución, debe dejar a un lado parte de su feminidad. Es lo que algunos estudios dicen sobre Angela Merkel. ¿Cuál es su opinión sobre esto?


Hay diferencias entre hombres y mujeres porque somos diferentes, aunque iguales en derechos, pero esto no debería haberse traducido en discriminación. Ser distintos, diversos, plurales es positivo. Ha sido el sistema patriarcal el que ha hecho eso, convertir la diferencia en discriminación. Las mujeres no tenemos que renunciar a nada para ocupar puestos de responsabilidad.




En los últimos años, se ha visto un incremento de las mujeres dentro de los partidos políticos. Tanto a nivel estatal como a nivel autonómico y local. ¿Qué nuevas cualidades aportan las mujeres a la política? ¿Es posible que una de estas cualidades sea el consenso? ¿Cree que si alguno de los candidatos de los cuatro grandes partidos hubiese sido mujer se habría llegado antes a un acuerdo de Gobierno o a un gobierno de coalición?


Las mujeres llevamos toda la vida mediando, construyendo consensos en la familia, en la sociedad, en las instituciones, en todos los ámbitos. Por eso estamos habituadas al acuerdo, al pacto. Sabemos ceder, entender, de ahí nuestras especiales habilidades para hacerlo en el ámbito público. Pero además, por la misma razón, por nuestra experiencia en el hogar, en la familia, llevamos siglos lidiando e intentando resolver los problemas de la gente: la salud, la educación, los afectos, el cuidado, que son a mi juicio los temas que hay que llevar a la primera línea de la política. Los conocemos mejor que nadie y los entendemos como nadie. Creo que esta es otra cualidad que nos caracteriza.


Con respecto a la última pregunta, no puedo hacer política ficción, pero por todas las razones, de justicia, de eficacia, etc., hubiera sido muy bueno que alguno de los candidatos hubiera sido una mujer.




Hay más asesinadas por violencia de género en dos décadas que por la banda terrorista ETA en dos años. ¿Se puede llamar a la violencia de género terrorismo? Si no fuesen mujeres y cada año asesinasen a medio centenar de personas de otro colectivo, como futbolistas o jueces, ¿se reaccionaría de otra forma?


Por supuesto, pero la cuestión es que la violencia contra las mujeres se ha ejercido desde siempre sin que se considerara un problema público, un asunto político, por tanto, una preocupación social. Pegar a una mujer en su propio hogar era normal y en todo caso un tema privado en el que la sociedad no podía ni debía entrar. Hemos conseguido cambiar eso, es un paso importantísimo, pero hay que seguir trabajando y cada día más para darle una respuesta como lo que es, un gravísimo problema de nuestras sociedades y de nuestras democracias y la prueba más onerosa y terrible de la desigualdad de género que aún sufrimos.




¿Qué importancia tienen las políticas públicas en la Igualdad?


Toda la importancia. Las políticas son la forma de pasar de las palabras a los hechos. No podemos pensar que la desigualdad se va a acabar así como así, con el paso del tiempo. No es verdad. En este asunto no avanzar es retroceder y lo estamos comprobando. Las leyes, las políticas, los presupuestos públicos, son las vías que tenemos para, no sólo evitar las discriminaciones que las mujeres todavía sufrimos –véase la brecha del 20% en las retribuciones- sino para impulsar de manera especial a las que van por detrás.



Una entrevista de...

Carlota E. Ramírez.


Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon

© Juventudes Socialistas de Castilla y León

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon
  • mail-297031
  • www.